El significado de la moneda en los últimos títulos de Nintendo

 

  

  ¿Qué es una moneda? ¿Para qué sirve? ¿Cuál es su sentido?



    En los videojuegos es muy habitual contar con dinero, dependiendo del género del mismo este será más o menos útil y servirá para unas cosas u otras. Algunos juegos no utilizan el dinero sino puntos y algunos utilizan ambos conceptos. Por ejemplo, en Sonic Generations contamos con los rings, unos objetos esparcidos por el mapa con forma de anillos que actuarán como la salud del personaje, también servirán para desbloquear el power up de Súper Sonic o conseguir vidas extras y aparte de ellos, contamos con puntos que conseguiremos según nuestro desempeño con los que podremos conseguir habilidades para Sonic con el fin de mejorar y experimentar cierta progresión a lo largo de la aventura. No obstante, el uso habitual del dinero en el videojuego consiste en comprar herramientas o cosméticos. Un ejemplo claro lo encontramos en GTA V, dónde podemos obtener dinero y canjearlo por diferentes armas, añadiendo nuevas mecánicas (si descubrimos nuevos tipos de armas) o haciendo progresar levemente a nuestro personaje (según el arma), pero también podemos comprar ropa, peinados, etcétera. Pero estos son solo algunos de los significados del dinero que se repiten en diferentes videojuegos. Hablemos de algo más específico, hablemos de la moneda.


    Si digo <<moneda>> y digo <<videojuegos>> y, además, digo <<Nintendo>>, será difícil no pensar en Super Mario. Para esta exposición, nos centraremos en los juegos principales de Mario, ¿Qué género son? Son plataformas, exacto, lo cual nos lleva a la siguiente cuestión: ¿Cuál es el papel de la moneda en los juegos de plataformas?


    Pensemos en esta captura del ya clásico New Super Mario Bros Wii, ¿Qué vemos? Está Mario (subido en Yoshi) y hay monedas, también hay una moneda estrella. Si nos fijamos bien, podemos ver un contador que nos informa de cuántas monedas estrella hemos recogido y cuántas nos faltan. Esta captura está hecha tras un tiempo en el nivel y es probable que ya hayamos notado ese contador e incluso hayamos conseguido alguna que otra moneda estrella por lo que, a poco que pequemos de coleccionistas, sentiremos el impulso de conseguir ese coleccionable. Bien, pero ¿Cómo lo hacemos? Entonces entra en juego el papel tradicional de la moneda, tanto para Nintendo como para la mayoría de plataformas, y éste no es otro que <<guiar al jugador>> , como decía Dayo en su análisis de Mario Odyssey. 

Otro ejemplo de moneda guía. Son ampliamente conocidas las fases de Crash Bandicoot en las cuales el marsupial debe escapar de un enemigo. Situándose la cámara de manera que no podemos ver qué será lo siguiente con lo que se tope nuestro amiguito. Gracias, en este caso, a las frutas wumpa podemos tener una idea de "camino seguro" hacia el que dirigirnos(imagen sacada del análisis de Dayo sobre Mario Odyssey).


Pero Nintendo nunca para quieta 

    Si hablamos de Nintendo será complicado no sacar a colación el concepto "innovación". Es ampliamente conocido por todos que la principal estrategia de la compañía nipona se basa (desde hace ya muchos años) en desmarcarse del resto de sus competidores, siempre lo ha hecho en términos de software y desde hace más de una década lo viene haciendo con su hardware. Nintendo siempre busca nuevas mecánicas con las que entretener al usuario, estira y deforma conceptos jugables para crear contextos impresionantes, originales y, sobre todo, divertidos. Esto es importante, porque en este post os hablaré del gran fallo de Nintendo dentro de su proceso creativo que ha llevado a ampliar el concepto y la funciones de la moneda hasta un punto el cual estoy seguro que muchos jugadores odiarán. No obstante, aún queda tela por cortar antes de llegar a ello...

    Hablemos de Super Mario Oddysey. En este juego existen dos finales, necesitando un número concreto de Lunas para desbloquear cada uno de ellos. Cada reino cuenta con numerosas lunas escondidas que deberemos hallar para poder avanzar entre reinos y, eventualmente, llegar a los distintos finales. Podemos decir que obtener Lunas es el principal sistema de progresión que ofrece el juego en cuanto a avance dentro del mismo, pues nos permite movernos entre las distintas "pantallas" y acabar el juego. Pues bien, resulta que Super Mario Oddysey te permite comprar Lunas, puedes acelerar tu progresión obteniendo monedas y canjeándolas por Lunas. Es sencillo, entras a una tienda y eliges entre trapitos para Mario (muy monos todos) o tiempo de juego y no serán pocos los jugadores que hayan decidido comprar Lunas para acortar sus objetivos y reducir el tiempo en desbloquear al menos el final verdadero, Nintendo nos está facilitando la completación del videojuego.   


    Tradicionalmente, comprar con monedas suponía un extra, podías conseguir herramientas como nuevas armas u objetos para mejorar la experiencia añadiendo mecánicas (por novedad) o añadiendo tintes de progresión extra independiente de las estadísticas del personaje jugable. Actualmente, Nintendo carga la moneda con un nuevo significado en sus títulos, Super Mario Oddysey fue solo el principio, todavía faltarían por llegar Luigi´s Mansion 3 y Paper Mario: The Origami King, juegos que ahondarían aún más en este nuevo concepto de la moneda. Ambos tomarían decisiones que multiplicarían la importancia de su uso en pos de superar (y en ocasiones romper) la dificultad propuesta por Nintendo para estos títulos, la cual sucumbiría ante el monstruo que ellos mismos crearon.

Monedas y dificultad en Luigi´s Mansion 3

    El siguiente paso en la evolución de esta idea lo encontraríamos en  Luigi´s Mansion 3, concretamente en su tienda. En dicho juego, podemos utilizar la famosa aspiradora que porta Luigi en sus aventuras para absorber todo lo que se encuentre en las habitaciones, obteniendo numerosas monedas que podemos canjear en una tienda creada por el profesor Fesor. En esta tienda podemos canjear las monedas por tres objetos diferentes, dos de ellos son buscaboos y buscajoyas (sirven para facilitar el coleccionismo) y el último es la verdadera joya de la corona: el hueso dorado. El hueso dorado te permite básicamente comprar tu inmortalidad ya que el objeto te garantiza resucitar cuando tu vida llega a cero, permitiéndote continuar y evitar la pantalla de game over, continuando la partida como si nada (bueno, como si nada no, porque hay una animación monísima con el perrito fantasma). El caso es que este objeto se puede comprar en buenas cantidades cada vez que se visita la tienda, por lo que te permite romper muy fácilmente la dificultad del juego, la cual ya era bastante escasa para algunos jugadores. Por si fuera poco, las monedas abundan en (literalmente) todas partes y no hay otra forma de gastarlas que en estos útiles, por lo que el jugador medio acabará usándolos y completando el título sin morir completamente ni una sola vez. Si Nintendo es criticada habitualmente por no ofrecer suficientes retos (algo completamente cuestionable), la decisión de poner un objeto tan poderoso al alcance de cualquiera y en tales cantidades supone un punto cuanto menos criticable, sobre todo por el poco equilibrio con el que ha sido diseñado, error habitual que viene cometiendo Nintendo en sus últimos títulos y del que hablaremos más adelante.

     Por otro lado, lo cierto que  Luigi´s Mansion 3 es un juego basado en puzles y quizás el énfasis que hay en estos pequeños desafíos mecánicos que aparecen de manera constante pueda contrapesar la poca dificultad en los enfrentamientos contra fantasmas, ya que el reto estaría canalizado en los puzles que propone cada enemigo u habitación. No obstante, será decisión de cada jugador considerar el grado de limitación que supone este aspecto para su disfrute, siendo clave para algunos o insignificante su importancia para otros. No será aquí, tampoco, la última vez que la compañía nipona otorgue gran importancia a las monedas al mismo tiempo que varíe el entramado mecánico a su alrededor, como leeremos en los siguientes párrafos...

El siguiente paso: las monedas como experiencia

Captura obtenida del gameplay del youtuber Dsimphony
    Todo RPG que se precie cuenta con un sistema de progresión, con cada combate ganas puntos que te permiten subir de nivel y aumentan tu fuerza, tu defensa, tu suerte, etc. En el último RPG de Nintendo (Paper Mario: The Origami King) se prescinde totalmente de nivel, experiencia o habilidades. La recompensa que obtendremos por realizar combates serán monedas y estás determinarán nuestro acceso a diferentes objetos en la tienda, así como asistencia en los combates. 

Imágen obtenida de Vandal

    Recibir dinero en este tipo de juegos no es algo extraño, aunque sí lo es que sea lo único que obtengamos. Normalmente el dinero se utiliza para comprar objetos y equipo, y la experiencia para aumentar características y aprender habilidades al subir de nivel. Sin embargo, en este juego solo recibiremos monedas con la que podremos comprar "armas" y objetos, ambos consumibles. Pero no solo eso, también podremos comprar ayudas en los combates, y aquí es donde encuentro el principal problema de este sistema, ya que el uso de monedas en combate está, si me permitís la expresión: <<mu' chetao'>>. Literalmente, porque resulta que esta herramienta te hace el combate ella sola, de verdad. Convierte lo que son batallas basadas en resolver puzles en un machaca botones muy lento y sin acción. Esta ayuda se basa en contratar a los Toads para que ellos te curen, te hagan el puzle, hagan daño a los enemigos y te arropen  en tu camita antes de ir a dormir. En serio, Nintendo tiene un problema con las monedas y la dificultad de sus títulos, te ofrecen una mecánica desbalanceada al alcance de la mano que acaba con cualquier desafío, convirtiendo el videojuego  en una experiencia inocua y gris. 

La moneda ahora es un atajo que esquiva la diversión.

    En definitiva, en los últimos títulos de Nintendo se observa un patrón muy claro en cuanto a diseño, ofreciendo incontables cantidades de monedas que te solucionan los enfrentamientos contra enemigos o te convierten en inmortal, es como ir con una estrella infinita en Mario Kart o cualquier Super Mario en 2D. Pasar la pantalla simplemente no tiene gracia y podéis contraargumentar que son herramientas preparadas para un público más infantil y en ese caso os explicaré amablemente que cualquier niño puede jugar a casi cualquier videojuego. El apuntar a un público infantil no es excusa para presentar mecánicas mal diseñadas o eliminar elementos que desequilibran un juego sin plantear alternativas para subsanar los problemas que genera este nuevo sistema que han creado. La tendencia que está mostrando Nintendo me preocupa, parece que están extendiendo cada vez más el concepto de la moneda como facilitador en sus títulos sin buscar un equilibrio que no rompa la dificultad de los juegos. La innovación tiene un precio, puede traer muchos fallos, caídas de las que aprender para perfeccionar estas mecánicas e instaurarlas como normales, pero Nintendo no aprende, no encuentra esa fórmula mágica que sí consiguió plasmar en sus títulos años anteriores cuando se arriesgó y triunfó. Hace falta seguir trabajando y si la idea no funciona, desecharla. Pero no creo que Nintendo lo haga, subestiman a un público amplio de jugadores y crean facilidades innecesarias que, aunque no arruinan la experiencia, la devalúan.

    En fin, creo que ya me estoy repitiendo, por lo que es hora de finalizar este post. Recordad que siempre estoy abierto a debate y que podéis suscribiros gratuitamente para recibir novedades sobre el blog. Aquí abajo os dejo otros post que podrían interesaros y me despido finalmente ¡Ciao! 

    Recomendaciones:

La curiosa dificultad de Luigi's Mansion 3

  

Análisis de Paper Mario: The Origami King    

    

¿Qué es lo próximo que quieres jugar?

Comentarios

  1. Es curioso cómo la moneda, que al principio era un elemento más anecdótico que otra cosa, al intentar darle más significado e importancia más sensación da que sea prescindible. Nintendo ha llegado incluso a reintroducir las monedas en los últimos Mario Kart y la comunidad mayormente está de acuerdo que su incorporación es más molesta que enriquecedora.

    Dicho esto... creo que simplemente el público clásico de videojuegos ya hace tiempo que no es el target principal de Nintendo, y se nota sobretodo en Mario y sus subfranquicias y cómo van a lo seguro tirando de cada vez más facilitaciones para que "nadie se quede fuera", siendo la transformación de las monedas un efecto directo.

    Es un poco redundante teniendo en cuenta que sus juegos desde hace muchisimo tiempo han sido un "valor seguro" para gente que empieza a jugar a videojuegos, no son juegos Bullet Hell precisamente, pero mientras empresarialmente sigan vendiendo bien y tengan buena reputación es difícil ver que cambien de mentalidad.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Nintendo siempre busca innovar, aunque no siempre sale bien y lo malo es que apenas hacen caso a su público, al menos el occidental... También es cierto que muchas de las franquicias de Nintendo están ofreciendo facilidades que para muchos de nosotros resultan totalmente innecesarias (seguramente pensando en un público más infantil), pero no todas y no todas de la misma manera. Al final dependerá de cada usuario valorar si tal o cual título le ofrecerá la diversión y el desafío que busca o necesita en un momento concreto.

      Como bien dices, en cuanto a ventas no les va nada mal. Los usuarios (en mi opinión) se sienten cómodos con su estética y se divierten (lo más importante) con las mecánicas que propone la compañía nipona por lo que siguen comprando sus juegos, el problema es que algunas veces obvian algunos puntos que son criticables en estos juegos (ya que lastran la experiencia), lo que proporciona quizás un feedback demasiado positivo para Nintendo, favoreciendo de nuevo la prácticas que pueden llevar a la infantilización de los títulos.

      Por cierto, maravilloso tu comentario ¡Muchas gracias!

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Únete a la conversación!